En una boda son muy importantes las palabras. Es un día muy emotivo, lleno de sentimientos tan grandes como el amor y, aunque esto ya se da por sabido y por sentado en muchas relaciones, en otras no, y las palabras, ya sean dichas o escritas, lo ponen en alto, lo demuestran delante de todo el mundo.

Es un día en que frases como «Sí, quiero» o «Para toda la vida» adquieren un significado sagrado, de hecho, el matrimonio en sí mismo, al menos en el aspecto religioso, se basa en un juramento, en una promesa, la de quererse, respetarse y cuidarse hasta que la muerte les separe, si no ante Dios, ante todos los presentes, todos ellos personas muy queridas por los novios.

Hoy os vamos a hablar de frases de boda que se pueden decir en determinados momentos de la ceremonia o del convite y que resultarán un acierto.

Frases de boda

Durante la ceremonia, los novios se pueden limitar a repetir las palabras del cura o del juez, o pueden decir en alto frases que ellos mismos han escogido, a modos de votos personalizados. Si no estáis muy inspirados y buscáis frases para el amor de mi vida, las podéis encontrar en este enlace. Por ejemplo, nos gustan frases como «El camino es mejor si lo recorremos juntos» o algunas de autores célebres como esta, «Amar no es mirarse el uno al otro, es mirar juntos es la misma dirección«, de Antoine de Saint-Exupéry. Hay otra preciosa, de Julio Cortázar, de su novela «Rayuela»: «Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos» o esta maravilla de Henry David Thoreau: «Sólo hay un remedio para el amor: amar más«. Si os gustan estas, buscad frases célebres de grandes autores sobre el amor y acertaréis casi seguro.

Poemas de boda

Siguiendo con la idea de ponerse en manos de grandes escritores para que sus palabras pongan de manifiesto lo que sentimos pero no somos capaces de verbalizar o de exteriorizar, nos topamos con los poemas de amor. Hay algunos que son perfectos para declamar en bodas, como «Corazón coraza» o «Hagamos un trato» de Mario Benedetti. Antonio Gala tiene en sus poemario «Poemas de amor» palabras que harían suspirar y derretirse a cualquiera, como por ejemplo, «Condena«. Pedro Salinas también sabe lo que son las sutiles y profundas palabras de amor y lo demuestra en poemas como «La voz a ti debida» o «Pensarte es tenerte«. Neruda nunca falla, y menos en su «Veinte poemas de amor y una canción desesperada«, como por ejemplo, ese que empieza diciendo «Para que tú me oigas…». Es también una delicia sencilla y cotidiana el  de «Te quiero a las diez de la mañana«, de Jaime Sabines.

Discursos de boda

Los discursos en las bodas también entrañan palabras muy importantes y sentidas. Los suele hacer el padrino, la madrina, el hermano o hermana del novio o algún amigo muy especial para ambos. En estos discursos recomendamos que se hable con el corazón, si se quiere recurrir a alguna frase célebre está bien, pero solo como punto en donde apoyarse. Es el momento de que se hable sobre algo cercano, anécdotas, donde el que va a dar el discurso se sincere de una forma directa y, por supuesto, le desee lo mejor a los novios. Por ejemplo: «Cuando os conocisteis aquella noche loca nunca iba a pensar que llegaría este día. Lo que surgió como un amor de verbena de verano, se ha convertido en una amor profundo y sólido, en una pareja que a la vista está que se quiere. Ojalá que este camino lo hagáis juntos, pero que me dejéis acompañaros en algún tramo. Os quiero y os deseo lo mejor«.

Esperamos que estas frases, poemas y ejemplo de discurso os siran de aydua y de inspiración a la hora de encontrar las palabras de amor exactas para vuestra boda. Contadnos cuál habéis elegido y por qué, nos encantará leerlas.